De las ruinas surgió el nuevo Museo de Arte Contemporáneo Querétaro

Este miércoles 7 de noviembre abrirá sus puertas el Museo de Arte Contemporáneo de Querétaro, el cual se convertirá en recinto público más grande del país en esta materia. Ubicado en el Cerro del Sangremal, justo a un lado del Templo de la Cruz, este se convierte más allá de un recinto cultural en el rescate de un espacio.

Construido durante el siglo XVII, este inmueble forma parte del templo y convento de la Santa Cruz. Fue aquí donde se estableció el Primer Colegio de América Fide (Congregación para la evangelización de los Pueblos). Durante la independencia fue prisión de Miguel Domínguez y más tarde el cuartel de Agustín Iturbide; quedó convertido en cuartel militar con la promulgación de las Leyes de Reforma, por lo que también fue cuartel general de Maximiliano de Habsburgo.

Fue en 1931 que adoptó una vocación disentía al convertirse en la Escuela Primaria Sor Juana Inés de la Cruz hasta el 2009, cuando tuvieron que evacuar el espacio ya que los techos estaban por derrumbarse.

Desde ese año, el espacio estuvo en el abandono por parte de las instituciones, deteriorándose y convirtiéndose en un espacio en el que se prenotaba, era usado como baño público e incluso se hacía uso como espacio para consumir sustancias.

Con una inversión de 36.4 millones, inversión mayoritariamente de recurso estatal y con apoyo federal a través del Programa de Apoyo a la Infraestructura Cultural de los Estados (PAISE) los trabajos en la remodelación y acondicionamiento de este espacio comenzaron en el 2017.

Ante la historia del espacio, los vestigios de pintura mural que se localizaron en la planta baja del inmueble se encontraron cubiertos por hasta 12 capas de pintura, mismos que se restauraron y ahora forma parte del lugar.