En Querétaro está el Cerro de las Campanas

El Cerro de las Campanas es uno de los sitios más emblemáticos de la ciudad, lugar de fusilamiento del emperador Maximiliano de Habsburgo y de los generales Miguel Miramón y Tomás Mejía.

El nombre se deriva de una leyenda que habla de unas piedras que hay en el cerro que, al golpearlas, recuerdan el tañer de las campanas. Actualmente es considerado Parque Nacional; por su gran dimensión es sede de cursos y talleres. Cuenta también con visitas guiadas para conocer a profundidad este recinto histórico.

Recuerda visitar el monumento del presidente Benito Juárez, de 13 metros de altura y 7 metros de ancho. Su imponente tamaño lo hace una de las áreas principales del parque.

El 15 de mayo de 1967 fue inaugurado, obra del escultor Juan Francisco Olaguíbel, una escultura colosal de 13 m de altura de piedra volcánica dispuesta sobre un pedestal de cantera rosa. Simbólicamente, Juárez estaría encima del monumento erigido en 1886 a Maximiliano de Habsburgo.