previous arrow
next arrow
PlayPause
Slider

El derrumbe de una escuela de tres pisos que se derrumbó este miércoles en Lagos, ocasionó la muerte de al menos 8 personas y otras 37 fueron rescatadas vivas.

Equipos de emergencia excavaban entre los escombros en un esfuerzo desesperado por rescatar a decenas de niños y demás personas atrapadas en la densamente poblada capital comercial de Nigeria.

Las angustiadas familias rodeaban los restos del edificio, que albergaba una escuela primaria, con la esperanza de encontrar a más niños con vida en medio de los escombros.

Horas antes se registraron escenas de júbilo cuando se rescató a un hombre con vida. Pero el estado de ánimo cambió drásticamente alrededor de una hora después, al ser extraído el cuerpo de otro hombre de entre los escombros. El rescate de una mujer que fue llevada en camilla a una ambulancia fue recibido entre gritos de “¡No está muerta!” en la lengua local yoruba.

El llamado a oración se escuchó por la tarde mientras cientos de personas esperaban ansiosamente en el vecindario Ita Faji, intentando ayudar en las labores de rescate. Utilizando linternas, algunas personas sacaron de entre los escombros lo que parecían ser ropas. Un bebé lloraba.

Según testigos, había hasta 100 niños en los pisos superiores de la escuela al momento del siniestro.

“Le conmueve a uno perder vidas preciosas en cualquier tipo de accidente, en especial siendo tan jóvenes”, dijo el presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari.

Previamente, The Associated Press mostró un video en el que cientos de personas que acudieron al lugar aplaudían a los trabajadores de rescate que portaban chalecos amarillos, los cuales retiraban de entre los escombros a niños asustados y cubiertos de polvo. Pero la multitud guardaba silencio cuando otros eran sacados inertes en los hombros de los rescatistas.

Los niños fueron trasladados en ambulancias. Un hombre colocó sus manos sobre la cabeza de un sobreviviente en señal de bendición.

Al lugar llegó más equipo a medida que se acercaba la noche. Ibrahim Fainloye, portavoz de la Agencia Nacional para el Manejo de Emergencias, informó que 37 personas fueron extraídas con vida y se recuperaron ocho cuerpos de entre los escombros. Un número indeterminado de personas permanecen desaparecidas.

Se desconoce de momento la causa del derrumbe, pero ese tipo de desastres son muy comunes en Nigeria, donde a menudo las construcciones se realizan sin supervisión de reguladores y se añaden pisos a edificios inestables.