Huicholes llegan a la CDMX tras recorrer 900 kilómetros; exigen restitución de tierras comunales

La comunidad denunció que han padecido dos invasiones : una por 10 mil 448 hectáreas  y otra por poco más de 800 hectáreas

Alrededor de 200 personas, integrantes de la “Caravana por la dignidad y la conciencia wixárika” llegaron a esta ciudad después de recorrer más de 900 kilómetros en busca de una solución al conflicto agrario en la comunidad de San Sebastián Teponahuaxtlán, ubicada en los municipios de Mezquitic y Bolaños, Jalisco.

“Desde que salimos –el 25 de abril– pedimos audiencia con el señor presidente, hemos atravesado Jalisco, Zacatecas, Michoacán y el Estado de México. La comunidad tiene un conflicto agrario añejo y el gobierno federal ha atendido lentamente, no le vimos ganas de resolver el tema agrario en nuestra comunidad, por eso decidimos emprender esta marcha para hacer conciencia, caminando como lo hicieron nuestros antepasados, para exigir los documentos necesarios para nuestras tierras, que son más de 11 mil hectáreas”, dijo Óscar Hernández Hernández, presidente del comisariado de bienes comunales de la comunidad wixárika, frente al antimonumento a los 43, en avenida Reforma, donde los integrantes de la caravana anunciaron su llegada a la capital.

 

“A lo largo de muchas décadas la comunidad ha sufrido significativas invasiones de su territorio. Son dos las invasiones que le duelen a la comunidad, una por 10 mil 448 hectáreas por parte de ganaderos del poblado de Huajimic, en el municipio de la Yesca, Nayarit, y otra por poco más de 800 hectáreas, invadidas por el ejido Puente de Camotlán”, detalló Carlos González García, abogado de la comunidad wixárika de San Sebastián Teponahuaxtlán y Tuxpan de Bolaños.

“Estas invasiones han sido protegidas por gobernantes que han sido cómplices de este despojo permanente hacia el pueblo wixárika”, aseguró González.

“En abril de 2018 intentamos la ejecución de 14 sentencias, quienes fuimos no pudimos hacerlo por la oposición violenta de los ganaderos, quienes dispusieron armas de alto poder, ante la presencia de 19 policías estatales de Nayarit y un pelotón del Ejército mexicano”, explicó González.

“Esta caravana es una ofrenda a la Madre Tierra, esperamos que el presidente de la República dé una respuesta cabal, definitiva y completa sobre esta problemática”, dijeron los integrantes de la comunidad.
Los wixárikas esperaban que el día de mañana los recibiera el presidente Andrés Manuel López Obrador; sin embargo, el día de ayer anunció una gira por el estado de Sinaloa.

Por la tarde, la Caravana acudirá a la Basílica de Guadalupe, donde pasarán la noche. El viernes 27 iniciarán con una ceremonia a la Madre Tierra, para luego marchar hacia la Plaza de la Constitución, donde ofrecerán un mitin afuera de Palacio Nacional.