Variante ómicron se convierte en una pesadilla incontrolable

La variante ómicron y su gran velocidad de propagación está haciendo estragos. Los casos diarios en Estados Unidos superan los 1.4 millones, y los modelos de la Universidad de Washington, referencia en predicciones, apuntan a que en una semana se podría llegar al punto máximo de contagios, antes de un inicio de caída de los casos, porque “todo aquel que podría ser infectado ya habrá sido infectado”, según sus expertos.

Hasta que llegue este momento, actualmente EU vive uno de sus momentos más tensos de toda la pandemia. Se ha batido el récord de hospitalizaciones, superando los 145 mil pacientes, cifra nunca antes vista en toda la pandemia. El 30% de las camas de curas intensivas están ocupadas por pacientes con Covid. Estados como Nueva Jersey han declarado el estado de emergencia por ómicron.

En Europa la situación es parecida. En la primera semana de 2022 se han registrado más de 7 millones de contagios por ómicron. Si sigue este ritmo de transmisión, se calcula que más de la mitad de la población europea se contagiará de esta variante en los próximos meses. La gran propagación ha llevado a farmacéuticas como Pfizer a empezar a alistar vacunas modificadas específicamente para frenar la variante.

Un portavoz de la compañía aseguró que las primeras de entre 50 y 100 millones de vacunas con estas características podrían estar disponibles a finales de marzo o principios de abril.

El movimiento de estas farmacéuticas coincide con el análisis de un grupo de expertos independientes, bajo el paraguas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que apuntaron que es necesario que las vacunas sean rediseñadas y actualizadas para que varíen su composición y resulten más efectivas ante esta y futuras variantes.

EL UNIVERSAL